domingo, 31 de julio de 2011

Chernobyl: último aviso



Director: Antohny Page.
Actores: Jon Voight, Jason Robards y Sammi Davis.
Año: 1991.
País: Estados Unidos.

Argumento: Recreación del accidente de la central nuclear de Chernóbil en 1986, que provocó uno de los desastres nucleares más importantes.

Suceso real: La noche del 26 de abril se estaba realizando una prueba de seguridad en la central nuclear de Chernóbil, en la Unión Soviética (en el territorio que actualmente pertenece a Ucrania). La prueba consistía en saber cómo reaccionaría la central ante un apagado súbito de la energía, por lo que fue desconectada y de nuevo conectada. Sin embargo, un defecto de fabricación acabó provocando el desastre. En el reactor 4 se produjo un aumento súbito de potencia. Esto produjo un sobrecalentamiento del núcleo del reactor y, finalmente, una explosión de hidrógeno. A la atmósfera se despidió dióxido de uranio, carburo de boro, óxido de europio, erbio, aleaciones de circonio y grafito, materiales radiactivos y tóxico en una proporción 550 veces superior a las explosiones atómicas de 1945 en Hiroshima y Nagasaki.
Las autoridades soviéticas no quisieron provocar una alarma general y, mientras los soldados iban tomando posiciones en el pueblo cercano y se dedicaban a limpiar el reactor reventado (sin protección adecuada), la gente hacía su vida normal. La alarma internacional saltó cuando en Suecia se detectó un subida anormal en las mediciones radiactivas en las cercanías de una central nuclear. Finalmente se supo que la radiación procedía de la central nuclear de Chernóbil, dañada por una explosión. El Gobierno soviético se vio obligado a reconocer el desastre cuando la nube radiactiva empezó a extenderse por Europa, e incluso, llegó a dar la vuelta al mundo.
Mientras, los bomberos y militares trataban de cerrar la salida de productos radiactivos del reactor reventado. Casi sin protección, y exponiéndose a la radiación durante intervalos cortos de tiempo, lanzaban escombros, arena o agua hacia el interior. También se construyó alrededor del reactor un sarcófago. Actualmente, se está intentando recaudar dinero para construir un nuevo sarcófago más moderno y resistente.
Es imposible cuantificar el número de víctimas de este desastre. Entre los fallecidos iniciales, los contaminados y los niños y niñas nacidos con deformidades debido a las radiaciones hay centenares de miles de afectados. Debido a controversias políticas y científicas, no hay una cifra clara ni definitiva sobre el número total de víctimas del desastre. Hoy en día está considerado uno de los mayores desastres nucleares de la Historia junto a las explosiones de las bombas atómicas de Hiroshima y Nagasaki, en Japón (1945); el accidente de Three Mile Island, en Estados Unidos (1979); o el reciente desastre de Fukushima, en Japón (2011).
Actualmente, la ciudad de Prypiat, la  más cercana, permanece prácticamente vacía.

Comentarios: Desde los años 50, la ciencia ficción y el terror se nutrieron de un miedo nuevo en la conciencia colectiva: el miedo a lo nuclear. La Guerra Fría y el enfrentamiento entre la Unión Soviética y Estados Unidos no hacían presagiar nada nuevo. El cine se aprovechó de ello, y así se podían ver películas en las que el mundo acababa por una explosión nuclear o insectos mutaban y se hacían gigantes debido a nubes radiactivas. Sin embargo, la Guerra Fría acabó y lo nuclear dejó de verse como algo negativo, debido a la dependencia de la energía nuclear. Así, pocas películas han tratado los efectos negativos de la energía nuclear y de accidentes en centrales nucleares. Y las pocas que lo han hecho, son películas de poca calidad o, directamente, de serie B. Tan sólo una es algo destacable: El síndrome de China.
Chernobyl: último aviso (también titulada Chernobyl: el principio del fin) es la única película (excluyendo documentales) que trata uno de los mayores desastres nucleares de la Historia. Y la verdad es que no es una gran película. Es interesante y correcta. En ella, se reconstruyen la parte técnica del accidente y se ven las decisiones políticas tomadas. Sin embargo, es una película de su tiempo. Me explico: con la poca información de que se disponía sobre el desastre en su época, la película incurre en algunos errores, tales como el de atribuir el accidente a una imprudencia de los técnicos de la central.
Aún con todo, es interesante ver esta película como curiosidad. Como ya he dicho, es una recreación bastante correcta de los sucesos que narra.

Escena favorita: No tiene escenas muy destacables.

Calificación: 5/10.